Proyectos / Desplazamientos

Desplazamientos
Galería Kin
Noviembre 2002

Declaración de la artista

El pulso de la vida se concentra en los pies: movimiento, quietud, balance, firmeza, equilibrio. La polaridad “pies-cabeza”, (mente-idea), forma un eje central, una identidad... Los pies son las anclas que tocan la tierra, son ritmo, repetición. Corren, caminan, dejan huellas. Con los pies nos convertimos en nómadas de la tierra. Con ellos nos abrimos caminos en la vida, recorremos espacios, tiempo y distancias geográficas. Nos damos la oportunidad de comprender mejor culturas distintas y conocernos más a nosotros mismos, aún cuando las experiencias no sean siempre cómodas...

¿De dónde venimos? ¿Para dónde vamos? ¿Qué caminos, sendas, pasajes, etapas, hemos recorrido? ¿Con quién? Esta es la búsqueda de esta exposición. Durante el proceso de la obra apareció la idea de crear vínculos, de esta necesidad que tenemos de caminar con otros. Así surgió la pieza titulada “Pies entre sobres por correo”.

El proyecto empezó con la invitación a 38 artistas amigos míos, que participarán con fotografías de sus pies tomadas por sí mismos, y a través de éstas, comunicar algo propio, ¿autorretratos? Luego deberían ser enviadas dentro de un sobre por correo. Invité a artistas que viven en diferentes países lo que implica a su vez distintos tipos de relaciones personales. Los participantes nacieron en México, Estados Unidos, Irlanda, Colombia, España, Argentina y Cuba. La mayoría han estudiado fuera de su país y gran parte de ellos no residen en su país de origen. Todas las respuestas recibidas han sido importantes para mí.

Parte del proceso de la pieza ha sido el confrontar su diversidad, algunas veces una aceptación inmediata, otra indiferencia, silencio, cuestionamiento, amistad, curiosidad. Obtuve fotografías de 25 artistas. Con cada colaboración elaboré una pieza individual pero todas ellas conforman una sola obra. El orden de la llegada de los sobres fue el eje de la composición, y de ahí en adelante, el transcurso del tiempo, el diálogo generado, el interés o el no interés, han sido factores importantes para saber cómo y en dónde estoy “parada”.

El hecho de que la cubierta del catálogo sea el mapa de la Ciudad de México es el primer indicador de que acá estoy, con los pies en el D.F. Sin embargo mi núcleo familiar está disperso y desplazado por el mundo. Mis amigos, también. Pero caminamos constantemente el uno al lado del otro, nos movilizamos para SER, para comunicar, pisando fuerte, pisando blando, avanzando, retrocediendo, cayéndonos y levantándonos, pero siempre con los pies en la tierra.

“Que no caigan en la bajada ni en la subida del camino. Que no encuentren obstáculos ni detrás ni delante de ellos, ni cosa que los golpee. Concédeles buenos caminos, hermosos caminos planos”.
Popol-vuh.